Departamento de Información Complementaria
Información de la sección: TodoFISICA

Aparatos de Física IES Zorrilla

Colección de de Aparatos de Física

El patrimonio heredado en los Institutos históricos es múltiple y diverso. Pero, sin lugar a duda, un porcentaje muy importante de ese patrimonio lo constituye los fondos de los Gabinetes de Física y Química con los que fueron dotándose estos centros. La recuperación e inventario de dichos fondos se encuentra en muy diversas circunstancias, según los Institutos. Mientras hay centros donde este trabajo se ha realizado de un modo admirable, en otros está todo el trabajo por hacer.

El I.E.S. Zorrilla de Valladolid consideramos que se encuentra en un estadio intermedio. Desde hace años se vienen realizando diversos trabajos de catalogación y recuperación de los fondos del departamento de Física y Química, pero hasta ahora no habíamos acometido un trabajo exhaustivo de cotejamiento de dichos fondos con los materiales y aparatos que en su día llenaron las vitrinas y el Gabinete de Física.

El Instituto de Segunda Enseñanza, denominación inicial, o General y Técnico de Valladolid, actual I.E.S. Zorrilla, es uno de los 66 Institutos Provinciales que inician una nueva singladura con la Ley Moyano (1857). La situación previa de estos institutos era variable. Aquellos, como el de Valladolid, que estaban integrados en las Universidades locales dependían estructural y administrativamente de ellas. Como veremos a continuación, esto no supuso ventaja alguna para estos centros, particularmente para Valladolid, en el momento de su emancipación. Otros, en capitales de provincia u otras localidades que no poseían institución universitaria, dependían de las Diputaciones, Ayuntamientos u otro tipo de patronazgos. La Ley Moyano los va a unificar pero manteniendo unas categorías vinculadas esencialmente a sus orígenes. El de Valladolid pertenece a la segunda categoría, esto es, imparte la Segunda Enseñanza elemental en su totalidad. El Instituto de Valladolid se separa oficialmente de la Universidad en fecha de 16 de junio de 1859. El primer documento que hemos podido consultar, que hace referencia a este evento, es el discurso de apertura del Año académico 1860-1861 pronunciado por el Director del Instituto D. Joaquín Federico de Rivera. En el se hace constar que las asignaturas de Elementos de Física y Química y de Historia natural, se dan en los gabinetes y laboratorios de la Universidad Literaria. Y añade en referencia al Instituto: “éste nada tiene que le pertenece”.

Así, pues, la emancipación de la matriz universitaria se hace en una situación absolutamente precaria en cuanto a medios y ubicación. Tampoco se posee edificio propio y el Instituto pasa a ocupar la “vetusta y mal parada hospedería del extinguido Colegio de Santa Cruz”. Esta es la situación de partida del Instituto de Valladolid como ente autónomo.

Debemos indicar que, en los documentos de la época, con frecuencia se habla sólo del Gabinete de Física, designando así el espacio propio de la Cátedra de Física y Química. Se suele especificar el término Cátedra para identificar el lugar donde se imparte la docencia y se hacen las experiencias y demostraciones prácticas, así como las explicaciones teóricas necesarias. En la edición 22ª del Diccionario de la RAE establece para Gabinete en su entrada 4: Local en que se exhibe una colección de objetos curiosos o destinados al estudio de una ciencia o arte. Parece pues fuera de toda duda el alcance de este término. Es lógico que en dicho Gabinete existieran armarios y expositores con los diferentes aparatos demostrativos. Se diferenciaba este espacio del Laboratorio de Química. Además, existía otro laboratorio de Química Agrícola e Industrial, vinculado al Gabinete de Agricultura. Salvo en algún breve periodo temporal, la Física y la Química siempre estuvieron unidas hasta 1902. A partir de ese momento, la Física se imparte en 5º curso y la Química en 6º.

Como hemos comentado, la ausencia de cualquier tipo de material científico configura el inicio del Instituto de Valladolid como ente autónomo de la Universidad. Su adquisición va a estar determinada obviamente por los recursos económicos disponibles pero también por la falta de espacio para la ubicación de los materiales. Ya en 1847 se había establecido, desde el Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas, un “Catálogo-modelo de los instrumentos de Física y Química necesarios para las demostraciones en las cátedras de los Institutos provinciales de segunda enseñanza” . Dicho catálogo constaba de 116 aparatos para Física y 41 para Química. Se agrupaban los primeros en las siguientes categorías: Mecánica, Hidrostática, Hidrodinámica, Acciones moleculares, Pneumática, Compresión del aire, Meteorología, Calórico, Electricidad, Magnetismo y Galvanismo, Electromagnetismo, Acústica y Óptica.

En los cursos posteriores a la llegada a la Cátedra de Física y Química de López Gómez se iniciará el acopio de un buen número de aparatos para el Gabinete. Ello va a ser posible gracias a dineros conseguidos de modo más o menos excepcional otorgados por políticos influyentes en el gobierno, como el propio Claudio Moyano, ejerciendo de valedor de sus antiguos colegas, cuando era Rector de la Universidad de Valladolid. También va a suponer un factor decisivo el que por ley se impusiera, en años posteriores, la dedicación de hasta el 50 por ciento de las tasas académicas para la adquisición de material científico. Era habitual, también, que los propios profesores diseñaran o construyeran por sí mismos diversos instrumentos que donaban al Gabinete. Así, en la memoria del curso 1865-1866 se señala que el profesor López Gómez “ha construido diferentes modelos de madera para el estudio de la mecánica”.

Podemos diferenciar claramente tres periodos en lo que se refiere a la dotación del Gabinete de Física. El primero abarca de 1863 a 1870 y podemos asociarlo al periodo liberal pre y post revolución del 68. El segundo comprende desde 1877 a 1886 y corresponde claramente al periodo de la Restauración. Y, finalmente, el tercer de 1902 a 1914, coincidiendo con la construcción y habitación del nuevo edificio, dentro del periodo post-regeneracionista. En el siguiente cuadro se diferencia entre el número de adquisiciones totales (incluidas muchas del Gabinete de Historia natural y el de Agricultura), las específicas de Física y Química y, dentro de éstas, las que corresponden a aparatos. También ponemos los montantes de dinero destinados a Material Científico (M.C.) y los específicos del Física.

La minuciosa anotación de los materiales adquiridos antes de 1883 contrasta con un paulatino englobamiento de gastos o ausencia de referencias. Coincide con la última etapa de López Gómez como secretario. Quizás el cansancio derivado del paso del tiempo, unido al triste panorama del estado del antiguo edificio, sean la razón de ello.

De 1876 a 1882 se anotan en las Memorias del instituto hasta seis inventarios. No aparece el del año1877-1878. Estos inventarios se estructuran por grupos de aparatos según su finalidad y son numerados consecutivamente. La fiabilidad de estos inventarios debe considerarse algo relativa por cuanto las listas son copiadas de modo rutinario, añadiendo únicamente algunos elementos novedosos. Así por ejemplo, el inventario de 1876-1877 refleja claramente un número inferior de aparatos inventariados a los adquiridos en fechas anteriores. Pero el incremento en 75 elementos al pasar al año 1879-1880 es superior al número de elementos declarados como adquiridos (54) en el periodo 1876-1880. Una explicación a estas divergencias pudiera estar en que en algunas ocasiones no coincidía la fecha de justificación de gastos con la de adquisición de los elementos.

 

Año 
Física  
Química 
1876 
136 
35 
1878 
207 
32 
1879 
211 
50 
1880 
210 
51 
1881 
214 
51 
1882 
229 
52 

A partir de 1882, no vuelven a registrarse inventarios en las Memorias del Instituto. A los 229 elementos registrados, podemos añadir los aparatos adquiridos por el Gabinete a partir de 1883 hasta 1914 (no se ha encontrado aparatos descritos a partir de estas fechas, aunque parece que sí se destinaron algunas pequeñas cantidades). En este periodo último, existen anotaciones genéricas como ‘diversos aparatos para la enseñanza’ sin especificar cuales eran. Tenemos un total de más de 300 aparatos que constituirían la dotación del Gabinete de Física y Química sobre el año 1914, instalados en el amplio espacio destinado a tal efecto en el nuevo edificio.

 

J.L.Orantes